imagesCATH3KAF

Andalucia ha confiado de nuevo en los socialistas. Los andaluces han elegido, además, por primera vez, a una mujer para que presida su Comunidad. Susana Diaz nos contagio el domingo a todos su sonrisa y su optimismo cuando salió a valorar los resultados.

No era para menos. En estos tiempos convulsos en los que todo se pone en duda, su proyecto para Andalucia, claro, transparente y con unas bases solidas y palpables había obtenido el apoyo mayoritario de los andaluces. Todo en un panorama políticamente revuelto en el que hay veces en los que da la impresión de que cualquier cosa vale para “cambiar”

Pero ¿cambiar hacia dónde?

Porque estoy de acuerdo en que la honestidad es la única forma de hacer política, de forma transparente y responsable. Pero hay, además que saber hacia dónde se quiere ir, tener un proyecto plasmado y avalado por unas ideas firmes que estemos dispuestos a defender y perseguir. Lo he dicho muchas veces, “las palabras están bien, pero necesitamos que las cosas se sigan haciendo”

No son tiempos para experimentos, son tiempos para exigir trabajo honrado a los que nos dedicamos con pasión y esfuerzo a gestionar ciudades o instituciones.

No todo vale, y menos en la política.